Cambios en mi alimentación y rutinas

sábado, 2 de junio de 2012

Hace 4 meses mi rutina de alimentación era horrible, siempre lo fue. He comido fatal durante toda mi vida y a pesar de ello solo he padecido anemia en varias ocasiones.
Desde hace unos 3 meses la cosa ha cambiado bastante y como me noto estupendamente me gustaría contar mi experiencia. Está claro que no a todo el mundo le va a ir bien lo mismo, pero hay cosas básicas que deberían ser la rutina de todos.

Si seguís el blog de antes ya lo sabéis, pero para los que lleguen ahora decir que desde hace 3 meses mi dieta cambió de "carnívora" a ovolactovegetariana.
Como digo arriba, me alimentaba fatal. Eso significa basar la comida en carne y pasta. Un poco de pescado... y  por último fruta/verduras/legumbres. ¿Parece raro no? Pues no me ha resultado nada difícil dejar de lado ni la carne ni el pescado. Lo dice una ex adicta al chorizo y a la chistorra.
Por poner un ejemplo, hoy hemos comido revuelto de espárragos y huevo añadiéndolo cuscús y una ensalada de lechuga, tomate y pepino. Con un poco de pan y un rato antes de aperitivo anacardos y palitos de pan con pipas.
Si os interesa saber que vamos comiendo ya haré una futura entrada de platos para que cojáis ideas para cocinar. Para mi es una de las peores cosas de la alimentación... que llegue la hora de cocinar y digas: ¿Y ahora que hago? Lo gracioso es que me pasaba más antes que ahora, cuando tenía más ingredientes disponibles y los platos acababan siendo más monótonos.

Otra de las cosas importantes es haber dejado de lado el azúcar y la sal refinados (todavía nos falta quitar la harina y las pastas/arroz del todo). Como comenté en el post Despréndete del azúcar es una sustancia peligrosa para el cuerpo.
Para que os hagáis una idea nuestros desayunos/meriendas consistían en bollería industrial. Además no me fijaba en las etiquetas de otros productos para ver los ingredientes que llevaban.
Una vez se terminó todo lo que había en la despensa, ya no compramos más bollería. Revisando las etiquetas de muchos productos que comprábamos me di cuenta que el azúcar invade literalmente el supermercado. Lo añaden por varias cosas: mejorar el gusto, crear peso en el producto, conservación, etc.. Pero la más peligrosa es para crear adicción.

¿No tenéis la necesidad imperiosa de cosas dulces? Yo la tenía, ahora ya no. Durante la transición de reducir el consumo de azúcar refinado hasta casi no tomar apenas se pasa mal. Ya lo explicaba muy bien Bruno Kleiner en su libro "El azúcar o la vida". Cuando tienes el azúcar como costumbre no te enteras, pero cuando lo reduces bastante lo notas mucho (esto lo digo como experiencia personal).
Unos dolores de cabeza al rato de tomar algo con azúcar... Además que al principio notas como una especie de euforia y luego te entra el bajón. Vamos, literalmente como una droga.
Una de las cosas que conseguí es no tener tanta necesidad del gusto dulce y salado. El sustituto del azúcar refinado es el azúcar integral, de caña o la miel (está claro que casera). El sustituto de la sal refinada es la sal marina o las piedras de sal.
Ejemplos: en el yogur antes me echaba bastante azúcar y ahora con muy poca miel tengo de sobras.
En el caso de la sal, era una adicta al gusto salado. SIEMPRE le ponía más sal a todo. Con las pipas ni te cuento... me comía una barbaridad de golpe y luego me dolía hasta el labio. Ahora, como perfectamente los platos de comida dulzones o poco salados.
No es ninguna tontería esto, no es nada bueno abusar ni de la sal ni del azúcar... da igual del tipo que sea.

Durante la comida, era una rana. Comía un bocado y bebía agua, así durante toda la comida. Sentía una necesidad imperiosa de beber y quitarme el gusto de la comida. Siempre lo comentaba graciosamente de que yo no tenía ningún problema con la cantidad de agua que me bebía al día. Nunca lo he medido, pero seguro que 3 litros de agua por lo menos.
Como buscaba cosas saludables y tal, me volví a encontrar con lo de que no era bueno beber durante la comida. Siempre lo había escuchado, pero no podía evitarlo... Esta vez me puse firme y decidí cumplirlo.
Bebo agua antes de comer y ya nada más hasta un rato después de terminar. Los primeros días la mano se me iba sola como a coger el vaso, pero no había ninguno. Era un reflejo ya.. pero aún así comí sin problemas. Lo agradezco muchísimo. Antes al beber agua comía muy rápido, además de toda el agua que me bebía... terminaba de comer que me tenía que tumbar porque me dolía el estómago. Ahora como tranquilamente y la mayoría de veces termino de comer la última, cuando siempre había sido la primera.
Además que el comer más despacio también va mejor para la digestión.

Otra de las cosas importantes es no comer la fruta de postre. Antes tampoco es que comiera mucha fruta, pero alguna vez si. Siempre me gustó mezclarla con otras comidas, como por ejemplo comer puré y a la vez comer sandía. Ahora la como antes o ya directamente para merendar. Esto sumado a lo de más arriba ha hecho que coma mucha más fruta.

Yo me siento genial ahora mismo: me canso mucho menos al subir escaleras, he adelgazado 3-4kg, como con mucha menos ansia y disfruto más de la comida

4 comentarios :

  1. Oye veo que te estas tomando muy en serio lo de mejorar tu alimentación! Qué guay. Yo tengo poca voluntad respecto a comer porquerías y mi madre compra muchísimas pero pronto (unos meses) espero irme a un piso compartido y como la comida que tenga será la que yo compre, otro gallo cantará!

    Yo no soy vegetariana pero sí que me gustaría aprovechar los platos vegetarianos para sumarlos a mi alimentación, porque todo parece super sanote.

    Un saludo! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si :D
      Yo también tenía muy poca voluntad con las porquerías eh, no me preguntes como lo hice jaja imagino en tener más conciencia de lo que conllevan ciertas cosas.

      Eliminar
  2. Enhorabuena!! Por esos cambios de hábitos y por llevarlo tan bien.
    Estaría genial que compartieras recetas vegetarianas, yo sí como carne y pescado pero me encanta la verdura, así que mejor ^^
    Y en lo del azúcar tienes mucha razón, aunque es muy necesario para nuestro organismo (cerebro-glucosa) hay que saber que el azúcar "malo" es el añadido, los alimentos ya contienen glucosa o fructosa. Una cucharadita con el café no está mal, pero siempre moderación!!
    Si te sientes genial es que va bien!
    Últimamente yo también he cambiado algunos hábitos y se nota hasta en las manifestaciones del carácter =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mañana hay entrada de lo que hemos comido esta semana xD Vamos ya será la rutina de cada domingo.
      No son cosas difíciles, así que casi no hace falta receta.. pero bueno si alguien me lo pide que haya un paso a paso o algo, lo haré.
      Por ejemplo ahora como mogollón de fruta, mi cuerpo va servido de glucosa jaja Solo uso el azúcar de caña o la miel para hacer algún dulce, para el yogur, para la limonada casera y algún batido casero si uso leche de soja.
      Pues genial entonces ^^

      Eliminar

Muchas gracias por pasarte a leer y comentar ^.^

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...