Magdalenas o algo

lunes, 25 de febrero de 2013

Pensaréis que raro que no dice cupcakes, porque en serio que ya no sé ni lo que hago. Cada vez me invento la receta y sale algo diferente. Soy como el científico loco pero en la cocina. Esta vez he añadido una harina diferente. El aroma es más fuerte pero oye, están muy buenas que eso es lo que importa.

La idea inicial era hacer galletas, pero es que las galletas no llevan leche (o almenos no las típicas). Todo esto ha sido porque hace tiempo mi marido compró mini bricks de leche para ponerse en el café. Llegó un día que ya no quiso más leche en el café y se lo toma solo. Hace un tiempo sería impensable esto, pero ahora es ya algo normal.

Que me enrollo demasiado. El último brick caducaba ayer, así que había que usarlo. Como galletas no podía ser y se me habían acabado los moldes de papel, no sabía que hacer. Rebusqué por el armario y saqué moldes metálicos y otros moldes de papel de otras formas.

Me dispuse a hacer la mezcla. Lo primero era poner la harina en el bol, así que cogí la harina de quinoa y la de arroz. Un poco de cacao en polvo y canela. Un poco de azúcar y coco rallado. Llegó el turno de la leche y una cucharadita de bicarbonato. Se me ocurrió poner también zumo de limón, además de un huevo. Aquí llegó mi marido y soltó: "Jolín estos plátanos han madurado demasiado". Así que cogí un plátano y para dentro.

Cogí los moldes de papel de forma de magdalena alargada y puse la mezcla ahí. Se desbordaba todo y yo "¡Corre corre dame otro molde!". No se le ocurre otra cosa que darme otro de esos moldes. "¡No! ¡El metálico tío!"

Por si no os habéis dado cuenta, no llevan levadura. Es porque no había, la gastó en la pizza el día anterior. Con esta premisa, yo puse los moldes bajos hasta casi el borde y los de flan los puse más o menos repartidos porque era ya la última parte de la mezcla. Vale que el bicarbonato también infla, se supone, pero yo no me esperaba lo que me encontré al abrir el horno. 


Me quedé tal cual y me empecé a escojonar. Os preguntaréis el porqué, pues yo os lo cuento. Resulta que hay una maldición (como mínimo) que consiste en que a mí me sube todo lo que cocino al horno y en cambio si lo cocina mi marido no. No viene de una vez ni de dos, sino de bastantes. El sábado me lo dijo: "La próxima masa de pizza la haces tú". 

Pues nada, eso me tocará. Como consiga hacer una pizza sin gluten esponjosa como la del restaurante a la que hemos ido un par de veces, creo que estoy destinada de por vida a hacer pizza cada día. A ver, que a mí no me importaría, pero tampoco hay que pasarse. 

Ahora vamos al lío: os pongo la receta de las magdalenas y os enseño como han quedado. 

Ingredientes
100 gr de harina de quinoa
150 gr de harina de arroz
15 gr de cacao en polvo
1 gr de canela (esta vez lo pesé ^^)
100 gr de azúcar de caña
1 cucharadita de bicarbonato
200 ml de leche entera de vaca
1 huevo
50 gr de coco rallado
El zumo de un limón (no lo puse todo pero casi. Iba añadiendo según espesura de la masa)
1 plátano (cortado a trocitos pequeños y añadiéndolo al final)


No me digáis que no es para ponerse así: 

Me ha hecho gracia que hayan quedado por arriba como si fueran empanadas. Nunca me había pasado con ninguna cosa de estas. Además como tienen un color marrón claro no dirías tampoco que lleven cacao. Han salido curiosas ♥

Luego las del molde de flan han subido hasta el cielo lo menos. La que estaba más llena se ha desparramado por fuera un poco. La de la derecha que estaba por la mitad del molde fijaros como subió. Yo sigo alucinando. ¿Será que la harina de quinoa tuvo algo que ver? Si alguien ha hecho repostería con ella que me lo diga, porque es la única diferencia que hubo. 

En total salieron 12 de molde bajo y las 3 del molde de flan. En la foto solo se ven 8 porque nos comimos ya 4 ♥ Ha sido una experiencia nueva al añadir otra harina y ponerle zumo de limón, con trozos de plátano por dentro. Ahora la próxima le toca el turno a las galletas (a ver si es verdad). 

P.D: Al final me he animado a poner gifs en la entrada después de tanto tiempo viendo a Bettie y recientemente a Lya. Al escribir lo del molde, se me encendió la bombilla y pensé: "para explicar esto que mejor que gráficamente con un gif". Total que he acabado poniendo cuatro. Me ha gustado, se quedan las entradas más divertidas :) 

6 comentarios :

  1. OSTRAS PUES A MI me pasa comoa tu marido, no me suben las cosas!!! en el horno me refiero, es una mezcla bastante curiosa la verdad!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja ais siento reírme pero es que no puedo, me hace mucha gracia xDDD no sé, debo tener un don especial o algo XDDDD

      Eliminar
  2. OYe, pues tienen muy buena pinta :D jiji

    Los gifs molaaaan :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me voy a comer dos ahora jojojoj
      Sí sí, es un vicio esto :D creo que lo cogeré como costumbre ♥

      Eliminar
  3. Sii quedan super graciosos los gifs, además que se parecen un montón a las expresiones que se hacen al pasar algo asi xDD (que nunca me ha pasado) soy bastante torpe en la cocina :/

    Pero tu receta no tiene mala pinta eeh?? Resulta curiosa, y apetece de probar :P así que si me animo un día a hacerla ya te contaré ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una forma más gráfica de que se entienda mejor lo que escribes :D
      Pues a practicar más en la cocina xDD que es muy divertido!
      Ya cuando vaya para allí llevaré ^^

      Eliminar

Muchas gracias por pasarte a leer y comentar ^.^

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...