El poder de las palabras

martes, 12 de marzo de 2013

Como todos sabéis las palabras son poderosas. Según lo que digas o lo que no digas puedes hacer feliz a alguien o fastidiarle. Este tema puede dar lugar a muchas entradas y a horas y horas de conversación, pero yo me quiero centrar en una palabra en concreto: gracias. Palabra sencilla y fácil de pronunciar, muy usada por algunos y poco usada por otros. 

No pretendo ir de buenísima persona ni de que lo sabe todo, porque todos nos podemos equivocar o no actuar como debemos en ciertos momentos por vergüenza o miedo. Pero soy una persona que me gusta decir gracias y que me lo digan. Lo tengo como costumbre y porque además me parece algo necesario.

Muchas situaciones cambian completamente sin el posterior gracias (o almenos yo lo veo así). Voy a sincerarme y contar experiencias personales bastante íntimas. Quizás no debería hacerlo, pero en serio, siento que debo hacerlo para evitar que otros cometan el mismo error. Muchas veces sin un ejemplo concreto no sé contar algo para que los que me leen o escuchan, lo comprendan al igual que yo. Así que allá voy:

Uno de los muchos defectos de mi familia era no decir nunca gracias. Seguro que a más de uno le pasará exactamente lo mismo. Podéis pensar que no es para tanto, pero os cuento como me influía a mí que no se me dijera gracias. Yo estudié el grado superior de Estética (entre otras muchas cosas que empecé o hice, eso va en otra entrada que será muy pronto) y cuando empecé, a la peluquería ya no se iba. 

Vale, era una buena práctica para mí pensaréis. Sí y no. Que te obliguen a depilar (cosa que odiaba) a menudo y que al finalizar el servicio no te digan ese gracias, jode. Dejando de lado si lo hacía a gusto o a disgusto, si lo hacía queriendo o forzada... ese gracias hubiera cambiado mucho las cosas. 

En un centro de Estética, los gracias se ven reemplazados con el pago del servicio y que deposites esa confianza en ese sitio y vuelvas. Pero claro, ya se sabe que la confianza da asco. Que le ofrezcas ese servicio gratis a tu familia, por ser de tu sangre, no le resta a que encima que te molestas con ello luego no te valoren lo que haces por ellos. 

Ya no hablo de que mientras "trabajaba" se me menospreciaba. Porque eso ya es el colmo claro. Esto se puede extrapolar a lo que vendría a ser el trabajado remunerado, con la relación jefe/empleado. Si hay un buen trato, si se le anima con lo que hace bien y se le da las gracias por lo que hace (ya sea con la palabra o económicamente hablando) todo irá mucho mejor.

También sirve con la relación empleado/cliente, vecino/vecino, transeúnte/transeúnte, etc. Cada día nos encontramos con situaciones que merecen decir un gracias, un simple gracias y una sonrisa. ¿Tanto cuesta hacer eso? Esto es una cadena: si yo lo hago, el que lo reciba lo hará al siguiente. 


**Es la primera vez que subo dos entradas en un día, pero no podía esperar a publicar esto mañana**

10 comentarios :

  1. Por la parte que me toca... de nada!

    y sí, hay que dar las gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada de las de nadas xDD Que paranoia más grande acabo de decir :D

      Eliminar
  2. Los de nada también están bien. No hay de qué. Gracias por estar, gracias por escribir, gracias por ser, por compartir.

    MUA!

    ResponderEliminar
  3. Pues mucha razón contigo, jode bastante que no te den un gracias... hay gente que es muy samuga, y eso crispa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uff, a mi me pone negra que te esfuerces mucho con algo que te piden y que no se molesten ni siquiera en decirte un simple gracias.

      Eliminar
  4. Después de este precioso post solo puedo decirte: GRACIAS! ;) Gracias a ti por amenizarnos los ratitos libres! ;)
    Un miauuuuubesito enorme guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada :D
      Acabo de ir a tu blog pensando que lo había borrado en la limpieza que hice y resulta que es que no te seguía e___e no puede ser xD

      Eliminar

Muchas gracias por pasarte a leer y comentar ^.^

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...