Estudia lo que a ti te guste

jueves, 14 de marzo de 2013
Yo en Peluquería y Estética
Después de leer en el blog de Bettie el repaso de entradas destacadas en lo que lleva de año, al leer una de ellas que hablaba de cuando decidió estudiar filosofía, me hizo recordar mi vaivén en los estudios. Como es algo que le puede pasar a muchos jóvenes, ahora que aún estamos a tiempo de evitarlo, me apetece escribirlo.
Os voy a contar mi locura estudiantil desde el principio de los tiempos y como no hay que dejarse influir por lo que te digan.

Empezamos en la ESO. Yo quería ser muchas cosas de las que recuerdo ahora mismo: dependienta y arqueóloga. Como tenía notas buenas, la carta del final de etapa me indicaba que yo debía hacer Bachillerato. Eso no sé si lo hacían en vuestros colegios/institutos, pero en mi colegio de curas concertado sí.

Total, que yo disfrutaba con la plástica. A los 5 años y a los 10 estuve apuntada a clases de pintura particulares. No es que fuera muy buena, no era una artista, pero no se me daba mal y me gustaba. En esa asignatura siempre sacaba buena nota. Así que pensé en hacer el Bachillerato de Artes, pero no le veía yo mucha salida y a la vez sabía que me iba a estresar porque yo era pintora casual, no de seguido.

El elegido fue el de ciencias de la salud. Yo lo empecé emocionada pensando en ser veterinaria. Se me quitó pronto la tontería al pensar cuando me tocase operar a un perro atropellado o algo parecido. No, eso no era lo mío. Yo soy muy tiquismiquis con esas cosas, nunca podría estudiar nada relacionado con la medicina. Me desmayaría a la mínima seguro.

Transcurría el curso y en las clases de Biología, Ciencias Ambientales y Geología me lo pasaba genial. También que tenía un profesor que estaba como una cabra. Recuerdo un examen que saqué un 9,8 y el cabrón me dijo que no me ponía el 10 porque no le daba la gana, ya que no tenía nada mal, pero para que no se me subiera a la cabeza. Yo iba a clase algo como así:
Quería más y más conocimientos de la materia. En 2º recuerdo que en Anatomía Humana, un examen no estudié NADA. Además era una época mala en cuestión de amistades, iba con un par de chicas que no me dejaban atender en clase bien, muy liantas. Era sobre el aparato digestivo y endocrino. El examen era de rellenar, test y más cosas raras. Si te equivocabas restaba puntos. 

Total, que el día que nos dieron las notas, el profesor me echó una bronca del copón. Creo que la nota era un 0,75 o algo así. A la que la vi, me fui a mi sitio y giré el examen. Yo siempre enseñaba contenta mis notas, pero ese día las demás se extrañaron y vinieron a preguntar. Yo les decía: no... nada... que me ha ido mal... 

Al final se lo enseñé. ¡Qué vergüenza por favor! Seguía el profesor echándome la bronca, que porque no había estudiado bla bla bla. Se puso todo impaciente a contarme la media (era su enchufada no podía suspender) y aún así me quedó un 7. No me digáis como, pero respiré por fin, que ya creía que me moría ahí mismo. 

Que me enrollo como las persianas. Preparación de Selectividad. Yo no quería apuntarme, porque iba a hacer un ciclo formativo, concretamente de ciencias ambientales. La tutora me dio la chapa de que me apuntara a Selectividad por si a caso, que luego no se podía y si cambiaba de idea bla bla bla. Total que me apunté y al final me animé a hacer Biología. Pero claro, en mi ciudad no se podía hacer. Tenía que irme fuera y por las circunstancias familiares que tenía no quería. 

Me quedé haciendo Ingeniería Forestal. Como era carrera de 5, fui a Selectividad sin estudiar más que por la mañana antes de ir. Saqué un 5,95 y suspendiendo Historia. De media de Bachillerato tenía un 7, así que me quedaba un 6 con algo. De sobras vamos.

El día que empezaba la carrera lo recuerdo como uno de los peores días de mi vida en cuestión de vergüenza, miedo y socialización. Siempre había estado en el mismo colegio y ese cambio era gigante. Menos mal que antes de entrar al edificio, justo encontré un par de chicas, les pregunté donde era y justamente hacían la misma carrera. Una de ellas fue mi compañera/amiga entonces. Eso se llama la suerte del principiante.

¿La carrera? Un fracaso absoluto. No me gustaba nada y pasaba de estudiar y de todo. Aquello era una mierda. Además estuve un mes entero sin ir por coger mononucleosis. Solo aprobé una asignatura a la primera: Biología con un 5. Las notas de cálculo y mecánica daban risa. Así que llegó septiembre y en lugar de ir a la recuperación, decidí abandonar porque aquello era un agujero negro.


No sabéis la bronca que me echó mi madre por dejar la carrera. Que si no iba a ser nada en la vida, que no sabía lo que hacía, etc. Daba igual que le dijera que no me gustaba, que pasaba de seguir gastando dinero en una cosa tonta y que encima no tenía mucha salida. Escribí un email a una universidad de otra ciudad para ver si me podían meter en otra carrera y la respuesta fue que era tarde, que sin prescripción nada (era dietética y nutrición, como dato). 

Así que ese año fue mi año sabático. No hice nada. Un año absolutamente perdido. Busqué algo de trabajo, pero como no quería acabar en sitios de comida rápida, pues no me querían en ningún sitio. Ni siquiera para envolver regalos en Navidad, que triste. 

Estuve mirando posibilidades de ciclos formativos. Mi primera opción era el ciclo formativo de ciencias ambientales que quería hacer desde un principio. Total, que lo descarté porque no me veía trabajando con bata. Ahora viene lo más gracioso: aposté por Estética por el maquillaje, ya que me encantaba disfrazarme y me gustaba el dibujo. ¿Y como trabaja una esteticista? ¡Premio! ¡Con bata! 

En fin, que soy un caso perdido. De Estética había el ciclo de grado medio y el de grado superior. Por aquel entonces salía con otro chico y me dijo que hiciera el superior, que me daría más nivel el título ese que el de grado medio. Aunque realmente yo sabía que en el medio se hacía más maquillaje, no me imaginaba que en el superior se hiciera tan poco. 

Llego al ciclo de Estética y sorpresa: la asignatura de maquillaje solo ocupaba 3 horas a la semana. Por no hablar de que el temario del ciclo en general era bastante mierdoso y anticuado. Vamos que aprendí sí, pero le puedo poner muchas pegas. Entre que me cabreé por lo de maquillaje y que tenía que aguantar dos años en lugar de uno... 

Terminé. Otro año sabático. Sino recuerdo mal (porque no me centro muy bien con los pensamientos en esta época, fue bastante locura) ese mismo septiembre quise apuntarme a hacer el ciclo de administrativo (vivía en otro sitio). Pero como no tenía las notas de la ESO, me preinscribí sin notas de corte y no me cogieron. 

Entonces me fui apuntado a cursos del paro. Hice de diseño gráfico y Photoshop. Estuve haciendo prácticas en una empresa y hice muchas cosas, me lo pasé genial. Pero no hubo suerte a la hora de contratarme después, a pesar de que estaban contentos conmigo. 

Como tuve una mala experiencia en una peluquería, decidí cortarme el pelo en casa. También empecé a cortar y a teñir a los familiares. Así que pensé: Si lo estoy haciendo sin tener ni idea, me sale bien y encima me gusta.. pues igual podría estudiar esto, que además va relacionado con el único título que tenía. 

Total que estuve solo 6 meses en ese ciclo. Me gustaba y se me daba bien, aunque iba muy lenta e insegura. Era así, que le vamos a hacer. Pero no abandoné por gusto precisamente. Abandoné porque me fui de la ciudad, justamente hace 3 años al abandonar el hogar familiar para siempre. 


Para hacer algo me apunté a otro ciclo que se hacía en el pueblo: grado superior de informática. Ese justamente era el que había estudiado mi marido. Estuve unos meses, pero iba perdida total. Aprobé todo realmente, pero me sentía fuera de lugar. Además los profesores no ayudaban nada. 

Justamente el de programación que era la asignatura fuerte del ciclo, a los que sabíamos poco no nos ayudaba nada, saltaba directamente a cosas algo más complejas para los demás y era bffffff. En clase iba yo perdida, que incluso algunas veces me daban ganas de llorar y luego en el examen saqué mejor nota que otros que en clase lo sabían todo. Así que lo abandoné.


Coged aire y pensad en si os acordáis todo lo que quería estudiar, todo lo que estudié y todo lo que abandoné. Me he quedado un poco chof al escribir esto, porque es como si hubiera tirado por la borda todos esos años. Que puede que sí, pero así pasó todo y esas fueron las circunstancias. Tomé decisiones que no fueron realmente pensando en mí, haciendo caso de lo que me decían. Y eso no puede ser. 

El curso que viene tengo en mente hacer el grado medio de comercio. Lo tengo al lado de casa el instituto y solamente es un año. Me sirve para trabajar de dependienta y a la vez te informan de como montar tu negocio. Vale sí, ni una cosa ni otra son nada fáciles ahora mismo. Pero no sé porque pero me apetece. Almenos hace unos meses atrás cuando lo pensé. 

Seguro que alguien me dice: ¿Y por qué no terminas Peluquería? Pues porque lo tendría que empezar desde 0. Algunas asignaturas me las convalidarían por tener el GS de Estética, pero aún así son dos años de estudiar. Y sinceramente os digo: no me veo en un centro o en una peluquería trabajando. No por nada, sino porque por como soy no me sentiría nada cómoda ahí. Lo veo más estresante incluso que un restaurante. 

Me gusta cortar pelos, me gusta teñir, me gusta maquillar y me gusta dar masajes. Pero en las dos profesiones lo que haría primero es: depilar y lavar cabezas/peinar. Será que soy muy señorita, pero depilar no me gusta nada y tampoco se me da bien. Lavar cabezas es divertido pero alisar el pelo se me da fatal. Vamos, que soy especial. 

La moraleja de toda esta entrada explicando mi vida estudiantil es que estudies lo que a ti te haga sentir bien y disfrutar. Si empiezas algo y no estás a gusto, no tengas miedo a abandonar. El ciclo de Estética pensaba abandonarlo al principio, quizás debería haberme cambiado al de grado medio entonces. Pero bueno, la vida me ha llevado hasta aquí ahora mismo, escribiendo todo esto para que igual alguien que tenga dudas se aclare un poco (o se líe más aún).

14 comentarios :

  1. Nena, la vida son nuestras decisiones, y las decisiones que has tomado te han llevado hasta aquí. A lo mejor te habría gustado tener una historia más "tradicional" como la mía, que cogí un camino y aunque tuve mis dudas, siempre más o menos tenía claro por dónde tirar. Y que empecé y acabé. Pero... eso no me hace mejor, ni hace mi vida más exitosa. Ánimo, porque puedes ser lo que tu quieras y nunca es tarde :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No si realmente no me quejo como tal, aunque haya sonado igual un poco bestia xD Ya que sino seguramente no habría llegado hasta mi actual pareja y no no, eso no xD
      Pero vamos es un poco de chiste si te pones a pensarlo jajajaja
      Lo de nunca es tarde ya ves, que quiero volverme a meter en una aula. Si es que la verdad me encanta escuchar a un profesor y aprender xD
      Ya veremos a ver como va la cosa ^^

      Eliminar
    2. Se me olvidaba coñe, gracias por tus palabras ♥

      Eliminar
  2. Me gusta mucho esta entrada! La verdad es que yo también debí de haberme replanteado cosas hace tiempo... :/ un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias ♥
      Quien sabe, es lo que digo en el otro comentario, si hubieras tomado otra decisión igual no habrías conocido a cierta gente o no hubieras hecho ciertas cosas. Pero lo importante es lo que digo, que si no disfrutas con algo, lo mejor es abandonar y no por ello es un fracaso.

      Eliminar
  3. Pues yo creo que lo que te pasó es que tal vez no era el momento para ti, porque el estudiarse no sólo requiere disciplina, o motivación, sino también, estabilidad. Y tal vez ahora que la has logrado, con la madurez de la edad o por las experiencias que has pasado, es el momento de querer aprender de manera reglada, porque yo creo que has seguido aprendiendo, y eso es lo importante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser xD Tenía la cabeza hecha un lío con tanta movida.

      Eliminar
  4. He leído tu entrada porque me ha gustado el título. En él se refleja esa gran verdad que diferenciará nuestro éxito o fracaso en un futuro. Sólo haciendo lo que realmente queremos llegaremos lejos y estaremos orgullosos de nosotros. Nos dicen mucho que estudiemos lo que queremos, y yo tengo la suerte de que mi madre no me pone trabas y me deja elegir mis estudios. La verdad aún no tengo claro lo que voy a estudiar este próximo año. He dejado 2 asignaturas para septiembre (estoy en 2º BAC) y esto me ha confundido un poco. Allá por la ESO, mi idea era hacer la carrera de biología. Pero han pasado los años y he descubierto que no me interesa mucho y no sería capaz de sacarla (mis dificultades con las matemáticas tampoco ayudan). Por causas varias, una profesora me recomendó hacer un grado superior, que me sería más fácil que ir a la universidad. Yo estaba (y aún lo estoy, lo reconozco) obsesionada con que si no vas a la universidad no eres tan bueno como los que van. La idea de hacer un ciclo me abrió muchas posibilidades (aún no he encontrado una carrera que realmente quiera hacer). He decidido esperar a septiembre para poder matricularme en un ciclo superior de fotografía. Pero me he dado cuenta (tarde, faltaría más) de que el ciclo tiene muy pocas plazas, por lo que es casi imposible que haya plazas en septiembre. Mi otra opción (que quizás aún me ilusiona más que la fotografía) es el ciclo medio de estética (el superior ni me lo planteo, no es para mí, no me gusta) por aquello del maquillaje. Pero he querido esperar a septiembre y no sé si conseguiré plaza. Así que no tengo ni idea de que acabaré haciendo, ya que la idea de un año sabático no es una opción (y ahí mi madre sí que lo tiene muy claro). Lo único, si no consigo entrar en el que quiero y el otro no me gusta, lo abandonaré a final de curso y me matricularé en el que quiero. Bueno, haber que pasa, que hasta septiembre no lo voy a saber.
    La verdad, me ha animado (y mucho) tu entrada. Me ha ayudado a ver que no soy la única que tiene dudas y que, si me equivoco, siempre hay alternativas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! :3
      Muchas gracias ♥
      La verdad es que casi casi tienes las mismas dudas que yo tuve jaja
      Creo que todos tenemos dudas en relación con los estudios. Nos hacen elegir demasiado pronto y nos meten en la cabeza ideas que son ciertas, con mucha presión por ser alguien en la vida.
      Mucha suerte! A ver que es lo que ocurre al final. Te he agregado por Google+ por si te apetece hablar más del tema ^^

      Eliminar
  5. La verdad es que es estúpido decidir apenas adolescente qué es lo que te gusta y lo que quieres hacer el resto de tu vida como si fuera algo inamovible. Es con los años y con la madurez como vamos conociendo las cosas que realmente nos gustan y nos llenan. Yo me sentí presionada desde muy joven para incorporarme a la "gran rueda productiva" y caí en una depresión porque para mí nada de eso tenía sentido. ¿Se suponía que la vida era estudiar una carrera (la que pudieras y punto), casarse, comprar una casa, tener un coche y progenie? Pues qué bien... Todo mecánico y predispuesto. Ahora ya aprendí a vivir y me lo tomo de otro modo, claro ^_^ Por aquél entonces hubiera necesitado sentir más amor y comprensión.
    En el instituto, a pesar de ser una buena alumna, repetí muchas veces. Y cuando salí tampoco quería hacer selectividad, agradezco que casi me obligaran, que a esas edades estamos más tontos... Se nos mete algo en la cabeza y no hay lógica que valga... Peero no quería hacer una carrera por hacer, y para las que me daba la nota no me gustaban nada. Así que nada, cursos del SEXPE al canto (como el INEM extremeño). Finalmente comencé una carrera, Biblioteconomía, y un módulo de FP de Agencias de Viajes (y fíjate que ni recuerdo muy bien el orden ni nada de lo tristes que fueron aquellos años de depresión).
    Y bueno, resumiendo, finalmente decidí que iba a volver a intentar entrar en la carrera que me gustaba desde el principio, Comunicación Audiovisual, y tuve suerte y entré. Y esa ya sí la terminé :) Y, bueno, mi actualidad formativa ya te la he comentado en otra entrada... Actualmente me encuentro bastante centrada y con proyectos. Ya contaré...

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quería decir más bien que es estúpido que nos fuercen a elegir o que esa sea la edad cosiderada adecuada para estudiar ^^ También existe gente que tiene todo muy claro desde muy joven...

      Eliminar
    2. Es que con 15/16 años ya tengas que saber lo que vas a "ser de mayor" tiene tela. Cuando terminas la ESO tienes que decidir si te vas a trabajar ya, si haces un ciclo de GM o si prefieres hacer Bachillerato para hacer una carrera (o un ciclo de GS en su caso, pero eso ni te lo dicen xD).
      Yo he cambiado tanto de ideas y gustos xDD Hasta que no pasan los años y experimentas está difícil. Yo como no tenía un ambiente familiar estable, pues aún fue peor. Pero sí, hay gente que ya de bien joven lo tiene claro.
      Me dejas con la intriga xDD a ver si salen pronto los proyectos! mucha suerte ;)

      Eliminar
  6. Yo entré a la universidad en 2001 y aún hoy, 12 años después y habiendo terminado la carrera hace 8 años mi madre sigue diciéndome de vez en cuando lo que según ella tenía que haber estudiado (empresariales).

    Ay dios mío! Dame paciencia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, mucha paciencia necesitamos a veces xDDD

      Eliminar

Muchas gracias por pasarte a leer y comentar ^.^

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...