Regreso al lado oscuro: esmaltes ya estoy aquí!

sábado, 23 de marzo de 2013

¡A tope! ¡Vuelvo con mis uñas! Seguro que muchas ya lo estabais deseando (baja humildad que subo yo). En diciembre fue la última entrada que subí y hasta entonces nada. El motivo era que tenía las uñas muy mal y no quería ponerme nada. Ahora parece que ya están mucho mejor así que hay que aprovechar. Pensaba que ya me daba igual esto de las manicuras, pero al verlas con color me he animado! ♥

Y otro al fin, que ya era hora también! Eso de ganar un sorteo y no usar nada ha sido un poco extraño. Seguro que más de una participante me habría degollado. En noviembre fui la ganadora del sorteo que realizaba Nail Wish en su blog. Yo estaba muy contenta porque todo lo quería o tenía curiosidad por ello.

Pero claro luego con las uñas tan pochas pues no pude usar nada. Mi idea inicial era poner una uña de cada color, pero al mirar los esmaltes me di cuenta que DEBÍA usar los esmaltes del sorteo. Aquí podéis ver todo lo que me tocó (a parte de otras cosas que hay en la entrada). Tengo para probar todavía muchas cosas, así que os vais a cansar al final de ver entradas de manicuras. Si veo que me animo demasiado ya juntaré varias en una entrada, según el ritmo de publicación que lleve.


Siempre me voy por las ramas. Total que elegí dos esmaltes del premio del sorteo y que para mí conjuntan muy bien. El naranja es mi color favorito y el morado es el de mi marido. Me encanta verlos juntos, aunque seguramente sea un horror la combinación técnicamente hablando. Como los dos llevan purpurina fina (brillitos o como le queráis llamar) pues además casi parece que sean esmaltes hermanos. 

Concretamente son el 420 Dirty Berry de Catrice y el 32 de Deliplus (colección Summer). Nunca había probado un esmalte de Catrice y tenía MUCHA curiosidad por saber si realmente eran tan buenos como dicen. Ya que de los esmaltes de Kiko he leído/oído maravillas y sinceramente, o a mí me timaron de mala manera o no lo entiendo, porque a mí me van fatal. Sino fuera por lo que pagué por ellos, los tiraría a la basura ya mismo. Aunque les voy a dar otro uso (ya lo veréis más adelante jiji). 

Antes de poner los dos tonos en las uñas me parecían unos colores bastante sosos. Los miré bien y realmente no estaba yo toda contenta con esos colores. Si los hubiera visto en tienda no creo que los hubiera comprado así os lo digo. Aún así al maquillar las uñas, me quedé con cara extraña porque los veía muy oscuros y sin ninguna gracia.

Pero lo que sí me fascinó de los dos es la maravilla a la hora de desplazarlos por la uña. Una vez secos se queda la uña TAN brillante que en serio, no puedo dejar de mirarlas y tocarlas. En las fotos se ven mucho más claros por el flash. Además al que le brillan más las purpurinas en persona es al de Deliplus. Luego ves las fotos y dices: ¡El morado es la caña! 

Vale que las he maquillado de noche y no las voy a ver igual que a la luz del sol, pero aunque yo me las vea diferentes a como se ven en las fotos, los dos colores me han dejado muy contenta. En serio os digo, sino os habéis decidido por la marca Catrice por si... ¡hacedlo! Por lo que valen considero que merecen mucho la pena. Solo he probado uno, pero oye, yo les doy mi voto de confianza.

Siento que quede fea la manicura pero es que me daba pereza empujar las cutículas, quería poner ya el esmalte! Entre eso y que no limpié lo que me pasé... aún así están bastante bien y eso que lo hice un poco a lo bestia. 

Por cierto, solo llevan una capa de esmalte. La primera foto es de la mano derecha y las otras dos de la izquierda. En esta última se nota que hay menos capa, porque la hice más fina. Tengo la manía de dejarla algo gruesa para no tener que poner dos capas. 

Y hasta aquí la entrada de hoy. ¡Me las piro vampiro!

0 comentarios :

Muchas gracias por pasarte a leer y comentar ^.^

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...