Yo decido lo que como.

martes, 26 de marzo de 2013

Hoy iba a escribir sobre otra cosa, pero se queda para otro día que ya que estoy animada con el tema allá voy. ¿No os pasa que queréis escribir sobre algo pero necesitáis una motivación extra? Pues eso ha pasado hoy en Twitter, que se ha calentado el ambiente y mi mente no para de berrear. Necesito soltar todas estas ideas, así que espero no decir ninguna barbaridad.

Mi alimentación no empezó a variar hace un año, sino que viene de más lejos. En mi adolescencia tuve que dejar de consumir batidos de chocolate. No, no fue imposición de mis padres como castigo ni nada por el estilo. De repente un día me tomé uno después de un análisis de sangre y al rato tenía un entumecimiento del estómago con dolor bastante fuerte.

Yo lo achaqué a que podía estar caducado, pero por si a caso no tome más hasta varios meses después. No me acordaba y me pedí otro en un bar. Esa vez estaba en 1º de carrera con 17-18 años. Tuve que salir corriendo de clase de Botánica para ir al baño. Acabé tirada en el suelo, rodando como un perro, del dolor que tenía. Era como si mi estómago fuera un ladrillo.

Curiosamente meses después en la Universidad organizaban una cata de diferentes batidos de chocolate. No sé si me apunté o me apuntaron, pero el caso es que fui. Pregunté si había la marca del batido que me había sentado mal en las dos ocasiones anteriores y me dijeron que no. Así que respiré un poco tranquila y accedí a probar un poco de cada.

Total, que aún bebiendo una miseria de cada uno, acabé con dolor de tripa. No tan exagerado como la otra vez porque no era la misma cantidad, pero si era del mismo modo. Así que desde ese día no tomé ni un solo batido más.

No era el cacao y no era la leche, así que debía ser alguno de los extras que les ponen. Primero tenía curiosidad pero luego pasé del tema. Sabía que me sentaba mal, pues no se bebe y ya está. No era una adicta a este tipo de bebida, pero me gustaba de vez en cuando tomarme alguno y esto me fastidió. Aún así, no me quedaba más remedio que si quería un batido de chocolate tocaba hacerlo casero.

Luego están las habas blancas. Les tengo alergia y viene heredado de mi madre. Comí una vez y acabé con la espalda llena de ronchas que picaban un montón. Así que, por muy buenas que estuvieran, quería evitarme esa molestia.

Además, que si comes algo y el cuerpo reacciona de alguna forma en tu piel es que ese alimento a tu cuerpo no le va bien. Es lo que pasa con el acné adulto. Aunque el dermatólogo me dijera que la alimentación no influye, que había muchos estudios y bla bla... según lo que como, me salen granos o no. Aún tengo marcas en la cara de la pizza sin gluten que compramos este sábado pasado no, el otro.

Como comí espaguetis de maíz y sopa de maíz, a parte de molestar al sistema digestivo bastante, también me han salido un par de granos más. ¡Con lo bien que estaba yo! Mi cuerpo me castiga quejándose y no le falta razón.

Otra cosa que hablan muy bien de ella y que a mí me sienta mal es el café. Yo antes tomaba alguna vez esporádicamente y genial, no me pasaba nada. Llegó un día que me tome uno a las 8 de la mañana y a las 12 de la noche seguía con taquicardia y con un nerviosismo muy bestia. Había tomado muy poco café como para estar así.

Luego al tiempo volví a tomar de nuevo con leche de coco y sin azúcar, por si me hubiera pasado por lácteos/azúcar. Me bebí un poco y al rato otra vez: unos tembleques que me dieron hasta miedo ya.

El follón de hoy era por la "paranoia anti-gluten". Según algunas personas es una moda, como otra cualquiera, y que no es nada saludable prescindir de los cereales sino eres celíaco o intolerante.

Sé de sobras que el gluten no me sienta bien. No, no soy celíaca ni intolerante porque he comido pan y no he muerto de dolor. Lo que me produce es un desajuste en el sistema digestivo, como os contaba pocas líneas arribas que me había hecho el maíz. Seguramente más cosas, pero eso es lo que más he notado.

Si estás leyendo esto y tu comes pan, no tengo ningún problema contigo ni te voy a decir que no comas pan porque es el demonio. A ver, sí que a cierta gente le he informado está claro, pero si no quieren dejar de comerlo yo no voy a decir nada más. No impongo ninguna idea a nadie, solo faltaría.

Como digo en esta entrada yo era bastante escéptica con el tema. No me creía que tuviera tanto control la alimentación sobre el cuerpo, pero hice la prueba (un poco a la fuerza). A la que volví a comer algunas de las cosas que había apartado, me volví a sentir mal: dolores de cabeza, malestar en el sistema digestivo, mareos, etc.

Ahora no sé si lo dije en la anterior entrada, pero hace bastantes meses que no tomo ni una sola pastilla para nada (ni para las menstruaciones, que me tenía que drogar sí o sí). Siempre tenía dolor de cabeza, pero todos los días. Yo ya hasta me cabreaba conmigo misma. Ahora solo tengo dolor de cabeza días puntuales, ya sea por comer cosas que no debo o por inclemencias del tiempo.

Antes me solían dar mareos y tembleques, como si no hubiera comido en una semana. Hace tiempo que no tengo ni uno. He adelgazado comiendo un montón y además me siento más fuerte. Estoy mucho más activa mentalmente y físicamente. Vamos, que nunca he estado así de bien.

El resumen de todo esto es que me da igual lo que me diga un médico, un experto en nutrición o el que aparezca por medio. Si yo sé de sobras que algo me sienta mal, no me lo voy a comer. Por la anterior entrada también sabréis, que aunque no lo dije claramente, ya no soy vegetariana. Me dio pena pero es que no estaba bien físicamente.

Y aunque parezca una descerebrada me importa mi salud. Ya bastantes años he estado de médico en médico y enferma. Ya bastante he tenido que aguantar la frase: ¡Es que siempre estás enferma! Pues no señores, ahora no estoy enferma. ¡Estoy como un roble!

Después de este tocho un momento de relax.


**Si queréis leer una opinión mucho más completa, desde una visión celíaca podéis leer la entrada La paranoia de los que nos creen paranoicos de Pesque**

10 comentarios :

  1. ¡Di que si! Que hay gente que enseguida te mete una etiqueta y empieza a quejarse de que si eres exagerada, de qeu si no se que y no se cuantos.

    Si a ti algo te sienta mal, te sienta mal. Y es porque a tu salud no le va bien... y si ahora estas genial, es por algo. Porque algunos alimentos te iban mal.

    Así que yo por mi parte me alegro un montón, y la verdad es que debería llevar una dieta mejor (yo) pero vivir en casa de mis padres no me ayuda mucho :/ ;^;

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ♥♥♥
      En casa de los padres es difícil sobretodo con las comidas compartidas, pero bueno ya te dije que las individuales puedes cambiar algunas cosas si quieres.
      Tengo que traducir el vídeo ahora que me acuerdo xD y buscar las alternativas :D

      Eliminar
  2. Te has explicado con claridad, a ver si algunos aprenden. Hoy me ha sorprendido mucho leer tantos comentarios necios sobre el tema y se agradece leer algo diferente como tu texto.

    Yo también me siento mucho mejor desde que no como cereales. En mi caso sí que soy celíaca diagnosticada, pero creo que el diagnóstico es lo de menos. En algún momento tendrán que redefinir lo que significa ser celíaco porque está claro que las pruebas diagnósticas que se utilizan actualmente no sirven para englobar a todas las personas a las que el gluten les causa daño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias ♥ ya ves, hay cada comentario que da mucho miedo...
      Acabo de leer tu entrada y voy a poner ahora al final el link ^^

      Es como si el papel valiera como un título de carrera (que realmente tampoco es que valga mucho xD). Si sabes que algo te sienta mal, que más da el diagnóstico. Es lo que digo, sin que un médico me haya dicho que tengo alergia a las habas, yo sé de sobras que me sientan mal... pues no me las voy a comer por muy nutritivas que me digan que son. ¡Si será por alimentos!

      Yo sé igual de casos de gente que le dieron las pruebas negativas, pero que si come ese ingrediente le sienta fatal.

      Eliminar
  3. Muy buena entrada. Al final se trata de aprender a escuchar nuestro cuerpo, y muchas veces no es nada fácil porque no asociamos los síntomas o signos que tenemos con posibles causas. Directamente vamos a por la pastilla o simplemente dejamos que pase la incomodidad. Así que chapó por ti porque parece que estás bastante en sintonía con tu cuerpo y sabes lo que te pide y lo que necesita y lo que le sienta como un tiro.
    En esta sociedad nos vemos bombardeados continuamente con información sobre qué debemos comer y, en muchos casos, ésta es contradictoria, por lo que nos volvemos un poco locas. Pero al final se trata de ver lo que le sienta bien a cada uno.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! ^.^
      Sí, es difícil porque al comer eso todos los días no te das cuenta... pero al dejarlo unos días y volverlo a tomar se nota enseguida.
      Han enseñado así a los médicos y así acabamos nosotros también.
      Yo pensaba que tenía un cuerpo de mierda xDDDD que tenía fatal las defensas o que sé yo... y ahora es que ni me reconozco. Me da igual que me tachen de paranoica y loca, yo me siento estupendamente.
      Yo hubo unos meses que se me fue la cabeza y todo sobre ese tema: unos decían que X era bueno y otros que era lo peor. Así con varios alimentos. Al final después de ahora sí y ahora no... me decanté por varios blogs que parecían más seguros de lo que decían, porque ellos lo habían experimentado en su cuerpo.
      Y no me arrepiento para nada.
      Me dio por cotillear tu perfil y me gustó tu blog :D

      Eliminar
  4. Hace un tiempo leí un artículo en The Guardian sobre esto, lo llamaban la fiebre de los productos "free" o algoa sí. No free de gratis, sino "free" de libres de: sugar free, gluten free, fat free... eso. Esas cosas. Y hacían un análisis tipo que era algo como "una moda" o así. Pues bien. Mucha gente descubre ciertas cosas porque son moda, y se da cuenta de que le van. No es malo eso. Yo por mi parteno tengo muchos problemas con la comida, pero entiendo eso que dices. Hay épocas en las que la leche me sienta mal. Épocas. No sé cómo ni por qué, pero a veces me paso dos semanas o así en las que la leche me provoca unos ardores de estómago horrorosos. Así que paso unos cuantos días tomando otras cosas, y luego vuelvo, y bien otra vez XD No sé, si el cuerpo manda señales lo inteligente es escuchar, creo yo. Y cada uno, según su cuerpo y dema´s, que haga lo que quiera. Sea moda o sea lo que sea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los otros free realmente tienen trampa, porque sino lleva azúcar lleva edulcorantes que casi son peor jajaja
      Pero vamos xDD que sí, que aunque puedas descubrir algo por "moda" (igual pasa con cine, música, libros, etc.) si a ti te va bien y lo consideras correcto porque no aprovecharse de ello?
      Yo ojalá todo esto se hubiera puesto de "moda" hace más años y haberme ahorrado comer tan mal y saber otro tipo de cosas también.
      Que cosa más rara te pasa con la leche xDDD pero bueno, si te gusta y hay épocas que te sienta bien adelante :)

      Eliminar
  5. Hay que escuchar al cuerpo!! Hay muchas cosas que son modas, otras que son engaños publicitarios, negocio... Pero cuando el cuerpo habla...
    Describes situaciones parecidas a la mía, pero con abismos de diferencia. Yo no he sido vegetariana ni he mirado tanto los componentes de los alimentos, pero sí he escuchado a mi cuerpo y le he hecho caso. He adelgazado bastante, unos 7 kilos, hacía 8 años que no bajaba de talla!! Y no solo eso, me siento mejor, más positiva, más alegre, con más energía. Todo eso comiendo "mejor". No 5 comidas al día, no cumplo las reglas más conocidas de la nutrición, pero sí he ido seleccionando los alimentos que me sientan mejor y descartando los que me producen malestar, gases, mal sueño, dolores, empacho... Y me funciona! Quiero seguir así, esto es cuestión de hábitos, y precisamente no por el peso, sino por la sensación de sentirme más sana.
    No sabía que ya no eres vegetariana, ahora mismito leo la otra entrada =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho del cambio! ♥
      Parece mentira lo que cambia el cuerpo con una buena alimentación eh? Yo igual estoy mejor en todos los sentidos.
      Yo no cambié los hábitos por adelgazar, sino por alimentarme mejor. El bajar de peso fue una consecuencia indirecta. Siempre dije que nunca dejaría de comer para bajar de peso y la cosa estaba en elegir que comer, no en la cantidad.
      Nos tienen engañados en todo macho xD

      Eliminar

Muchas gracias por pasarte a leer y comentar ^.^

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...