No se me puede sacar a la calle

domingo, 5 de enero de 2014

Ya os aviso que en esta entrada os vais a reír un rato. Si es que lo que no me pase a mí. Hace tiempo que no contaba nada así loco, pero en pocos días han pasado varias cosas que son para guardarlas en la memoria para esos días malos en los que necesitas reírte.

Se supone que el viernes tenía que ir al otorrino, pero no llegué a la consulta. Pasaron una serie de catastróficas desdichas, como la película. Yo creo que si me lo dicen antes, no me creo que hubiera acabado así.

Antes de ir, tenía que sacar la perra claro. Empezamos ya que se había meado encima y bastante. Está tomando un jarabe para la incontinencia, pero hay días que aunque hayan pasado justo 12 horas, pues se mea igual la pobre.

Estaba algo pocha por el incidente y pensaba que iba a tener un paseo corto y tranquilo, pero para nada. El paseo fue ajetreado, me hizo andar tan deprisa que casi podía haberme puesto a correr. Nos fuimos bastante lejos, nos topamos con perros y la tía tan tranquila. Yo como la veía feliz pues también la dejé un poco, hasta que dije oye vámonos que no llego al médico.

Llegué a casa, a toda prisa darle la medicación, coger las cosas e irme a coger el autobús. Solo tuve que esperar 2 minutos y en un momento estaba ya en el hospital. Entré y vi que el otorrino era en la segunda planta. Lo encontré rápido, y después de esperar a que salieran a preguntar para entregar el volante, empezó la tragedia.

La enfermera me dice que no, que ahí no tengo cita, que tengo que ir al centro de salud que me pone en el volante. Pensaréis que es lógico, pero es que resulta que mi marido que meses atrás tuvo cita con otro especialista, fue al centro de salud en cuestión y le dijeron que allí no había consultas externas, que tenía que ir al hospital.



Había llegado justo a la hora de la cita y ahora tenía que ir al centro de salud, al cuál no sabía cómo llegar desde allí. Empecé a ponerme nerviosa, sobretodo cuando no sabía cómo salir del hospital. Me metí por las escaleras, bajé hasta el final y salí pensando encontrar la salida.

En el cartel ponía planta 1, así que busqué para bajar y no veía nada. Me metí al ascensor y entonces me di cuenta que era la planta -1. Los nervios aumentaban poco a poco. La entrada llena de gente para los análisis, que no me dejaban ver la salida. La encontré por fin y ahora a pensar a qué parada ir para intentar llegar al otro sitio.

Llegué a una parada y miré el mapa. Vi que tenía que coger uno en concreto y me volví loca para orientarme y ver dónde estaba la parada. Llegué y justo vino el bus. Me subí y al ir a sentarme en el asiento me metí una hostia.


Creo que me pisé la chaqueta, que la llevaba en la mano, porque no me caí del todo y luego no podía levantarme para sentarme. Me hice daño en la muñeca. Menos mal que el bus iba medio vacío y al fondo no había nadie. Antes de subirme al bus ya estaba muy nerviosa, pues solo me faltaba eso. No sé como no rompí a llorar en el autobús. Poco me faltó...

No sabía dónde me tenía que bajar, pero vi que iba por la calle lateral, así que era una gilipollez bajarme allí. Tenía unos nervios encima, que no podía más. Así que mandé todo a la mierda y me dispuse a irme para casa, a ver a dónde me llevaba el autobús. Al rato vi que al fondo estaba el centro comercial cercano a mi casa, así que me bajé allí.

Di una vuelta para relajarme y me compré unos nachos para acabar de joder la mañana, porque luego me dolió la tripa. Me fui a casa pensando: "Ya verás, estoy teniendo tan mala suerte hoy, que llegaré a casa y en el buzón estará el aviso de Correos". Estaba esperando que me llegara el regalo del amigo invisible al que estaba apuntada. Menos mal que no había ningún aviso en el buzón.


Pasaba la mañana y el cartero no venía. Me estaba poniendo histérica pensando en que, para variar, me había tocado la persona que no llega a regalar nada a su amigo invisible (dos veces me ha pasado). O quizás que tal vez no me iba a llegar hasta el martes, siendo la única a la que no le había llegado.

A las 13h y algo, llaman al timbre. El cartero preguntando por mí. No sabéis el subidón que me dio. Si no llega a llegar el paquete, creo que me da algo. Firmé y me dispuse a dejárselo oler a la perra, que es una cotilla y tiene que revisarlo todo. No tenía más remedio que abrirlo ya, porque sino no me iba a dejar en paz.

Poco a poco fui abriendo cosas, con la consiguiente supervisión de la perra, y emocionándome porque me encantaba todo. Gracias a mi amiga invisible pude luego hacer la comida, porque estaba ya a punto de meterme en la cama y no salir hasta la noche.


Me parece que lo he contando más dramático que para reírse, pero es que tiene guasa todo lo que me pasó en unas pocas horas. Hoy también pasó otra cosa, que aún me estoy riendo ahora. 

Uno de los deberes para estas vacaciones, era hacer una foto a un escaparate navideño y luego exponer en clase la explicación del mismo. Total, que todavía no tengo una foto y ya están casi todos en modo rebajas pero bueno. No sé qué voy a hacer, pero esa es otra historia. 

Tenía muchos fichados, pero si salgo de casa es para pasear la perra o para comprar, no me voy a ir con la réflex encima, y además que me da mucha cosa ponerme a hacer fotos a un escaparate en mitad de la calle.

Esta tarde temprano, que hemos ido a pasear la perra, me he llevado la cámara. Nos llevó por un sitio que no hay tiendas casi y menos con escaparate para hacerle foto. Al final nos acercamos a la zona más comercial, pero el que tenía fichado que me parecía más bonito, ya había cambiado el escaparate al de rebajas. 


Andamos un poco más, y parecía que había un escaparate decente para hacerle foto. Me disponía a hacerle foto, cuando me entró vergüenza de que venía gente y además lo miré mejor y lo veía más otoñal que de Navidad, así que volví a guardar la cámara. Le dije a mi marido que nos fuéramos, que ya saldría luego a hacer fotos a alguno.

Él me había dicho que venga, que tenía hambre, que luego no la haría. Pensé en meterme por la calle comercial, pero al final como quería irse pronto, ya me estaba yendo y cogió y se fue para el lado contrario a mí. Yo me cabreé y gritando un poco, fui a cogerle de la chaqueta para llevármelo. 

Había una mujer mayor presenciando la escena y se nos quedó mirando, diciendo algo, pensándose que nos estábamos pegando o que le estaba robando, a saber (porque él llevaba libros en la mano y se los cogí). 


Cuando caí en la cuenta de ello, que nos estábamos yendo, porque le volví a gritar porque la perra estaba ya nerviosa de que no sabía para dónde había que ir, si para delante o para atrás, le hablé en un tono más normal para que la mujer supiera que no pasaba nada. 

Que digo esta llama a la policía o algo, cuando era una discusión tonta, porque somos los dos muy tozudos y cuando se nos mete algo en la cabeza no hay manera. Seguimos para delante, y empezamos a escojonarnos de lo que había pasado. En casa recordándolo se me caían las lágrimas de la risa. 

Para acabar de redondear el fin de semana, ayer que nos fuimos al centro por hacer algo, acabamos comprando más que cuando vamos en busca de algo en concreto. Será que han empezado las rebajas o que sé yo. Curioso, porque nosotros no hacemos regalos para estas fechas, y con las compras que hicimos cumplimos ese cupo de sobras. 

16 comentarios :

  1. Menuda tarde movidita, lo de intentar salir de un hospital y no poder suele pasar,
    esperemos que se tranquilice la cosa ;)
    Lo de hacer fotos a escaparates a mi me encanta siempre que veo alguno que me gusta, foto con el movil, ahora te envio algo por email por si aún no tienes ninguna, no está perfecta pero igual te sirve

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ains, si es que lo complican xD Además cuando hay mogollón de gente aún es peor.
      Con el móvil es más disimulado, pero con una réflex y encima roja... pues tú dirás jajajaja
      Al final menos mal que hice yo unas aquí, porque había que decir la localización de la tienda :)

      Eliminar
  2. Vaya tela. TE pasa de todo. xDDDDDDDDD
    Me río, pero en el momento no tiene gracia.

    Yo me acuerdo una vez que me dí con la rodilla en un asiento del bus, que no era de plástico, sino metálico. Hubo un instante que no sabía si llorar o reirme. Pero me dio la risa tonta. diez minutos. Jack estaba ya asustado y todo xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengo remedio xDDD si yo también me río ahora, pero justo cuando te pasa no te hace ni pizca de gracia no xD

      Joder xDDDDD eso debe doler T_T A mí me entró la risa tonta cuando casi me voy al suelo por pisar un papel en un centro comercial. Hice un "baile" para no caerme, las chicas de atrás riendo a escondidas y yo meándome xDDDD

      Eliminar
  3. Uy, que mañana complicada la del hospital jajaja
    Me paso hace unas semanas que estaba en un colectivo volviendo a casa un domingo a la mañana, quieren subirse unos borrachos y el chofer no paro. Entonces los tipos tiraron una botella de plastico (por suerte) llena de vino hacia la ventana.. que estaba abierta.. detras mio. Me empape de vino barato, el olor que tenia y las ganas de bañarme monumentales jajajaja
    A los 15 minutos me meaba de risa, pero en el momento queria bajarme y matarlos a puño limpio XD
    Cosas para contarle a los nietos(??
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poco xDD
      Ufff! Pues sí, menos mal que era de plástico y no de cristal. También me hubieran dado ganas de bajar a decirles cuatro cosas. Menuda lata ir luego llena de vino T_T

      Eliminar
  4. Lo del hospital parece una peli de terror, a lo ¡como salgo de aqui! jajaja Ay! Pobre, de verdad que hay dias que te preguntas porque no me habré quedado en casa. Yo suelo hacer las fotos de los comercios cuando ya han cerrado y no hay nadie dentro, me da mucho palo también.

    Me he partido con lo de la perra, que tiene que olerlo todo y dar el visto bueno jajaja parece Sherlock Holmes xDDD

    Un besito Lansy! Y felices Reyes Magos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uff, en ese momento me quería morir xDD que mal lo pasé en un momento. Peli de zombis más bien, de la cola gigante en la puerta para los análisis de sangre jajaja
      Eso mismo dije yo, que porque no me había quedado durmiendo xD
      Era ese caso, lo malo es la gente que pasa por la calle jajaja
      Sí, es una rastreadora de cuidado jajajaja
      :)

      Eliminar
  5. D= me han pasado de esos días, y lo único que queda es reír =P

    Besos hermosa <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, más vale reír... porque para llorar ya habrá tiempo xD

      Eliminar
  6. Por Dios, me estresado yo y todo solo de leer todo valgame!! xD Esos son dias en los que piensas que es mejor no haber salido de la cama jeejejej. Pero bueno por lo menos acabastes riendote, eso es bueno :D. Un besazo Lansy!!!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja no me extraña!
      Pues sí T_T
      Hay que sacarle el lado positivo a las cosas xD Ahora ya me conozco la zona jajaja

      Eliminar
  7. dioss, que horor de dia. a veces uno tiene dias así en que todo lo que se hace sale mal x.x
    por cierto, feliz año nuevo!!
    besos!!

    ResponderEliminar
  8. Yo una vez me caí en el bus y el bus lleno de gente. Y eso que antes de cogerlo había tenido que saltar toda clase de obstáculos pues nada, que me caigo en llano xD

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasarte a leer y comentar ^.^

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...