Tallarines de zanahoria con cebolla y brócoli

sábado, 26 de abril de 2014

Ya hacía tiempo que no subía una receta salada al blog y creo que ya era hora. Estaba yo cocinando y se me ocurrió aprovechar el plato que estaba preparando, por lo versátil que es, ya que así como está es apto para veganos y celíacos. Luego ya cada uno lo acompaña de lo que más le apetezca, que con esto solo se queda corta la comida. El resultado es una mezcla de sabores espectacular :)

He tenido que subir esta receta al blog para darme cuenta de que no debería estar comiendo zanahoria ni cebolla cocinada. No me extraña que hubiera días que estaba mejor y que otros me pusiera mal, aún habiendo quitado solanáceas y huevo.

Vamos, que esta receta no es apta para personas recuperándose de la candidiasis, al menos en las dos primeras fases. Mi cuerpo ya se está quejando, eso por no escucharlo del todo. Aunque la parte buena es que he ido reduciendo siempre las cosas poco a poco, que a parte de que así no es tan radical el cambio y te ayuda a aguantar, te das cuenta más rápido de lo que te sienta bien o mal.

Pues eso, que me he dado un buen festín con esta receta, pero no la voy a poder comer de nuevo hasta dentro de un tiempo. Vosotros que podéis, disfrutadla por mí :) Allá vamos con los ingredientes:


Ingredientes:
  • Zanahoria rallada
  • Cebolla
  • Brócoli
  • Cilantro fresco
  • Jengibre rallado
  • Orégano
  • Paté de olivas negras
Primero puse en la sartén el brócoli, luego la cebolla y por último la zanahoria. Ya cuando estuvo todo cocido con la tapa puesta, lo saqué al plato y añadí el resto de ingredientes. No tiene más misterio que ese :) Plato sencillo de preparar y muy rico para comer. Lo único quizás más pesado es rallar la zanahoria, pero yo me lo paso pipa. 


El cilantro y el jengibre los compro en el mercado. El orégano es en formato granel de una dietética y el paté de olivas negras es del Lidl. 


Luego para comerlo se mezcla todo, pero para presentar el plato queda más bonito así :) 

Como hubo una conversación por Twitter sobre el tema de quitar ciertos alimentos, me gustaría hacer una pequeña reflexión al respecto. La candidiasis es una enfermedad escondida y desconocida. Se la denomina enfermedad fantasma por eso mismo. 

El principal factor para conseguir curarla es seguir una dieta estricta, que consiste en quitarle el alimento a las cándidas. Algunas cosas sí que las quité radicalmente, pero con otras he ido más poco a poco, cuando he notado a través de los síntomas en mi cuerpo que me sentaban mal. 

Por dejar de comer algo no pasa nada, mientras comas otra cosa que te proporcione lo mismo o parecido. Por no hacer caso de algunas recomendaciones mi recuperación está siendo más lenta de lo que podía haber sido, pero es que a veces no te crees las cosas hasta que no las sufres en tu propio cuerpo. 

A pesar de lo que podáis pensar de mí, yo soy una persona escéptica. Cuando me propusieron dejar de comer trigo, lo que se me vino a la cabeza fue: esta gente está loca, pero si se lleva comiendo desde mucho tiempo y en grandes cantidades. 

Fue a raíz del ensayo/error cuando supe que tenían razón. Así me ha pasado con todo lo referente a la alimentación. Y sé que la mayoría de personas que han decidido cambiarla lo han hecho de la misma manera: experimentando y escuchando a su cuerpo. 

Yo no quiero seguir enferma, que ya bastantes años hace que lo estoy, y si sé que dejando de comer cosas lo voy a conseguir, pues lo voy a hacer. Muchas de ellas son solo temporales, para restablecer mi flora bacteriana y dejarla en su estado óptimo para que realice de forma correcta todas sus funciones.

Si no lo está, por mucha comida estupenda que coma, no va a poder absorber correctamente todos esos nutrientes, ni se van a poder contrarrestar las toxinas que se tengan que liberar al exterior del cuerpo para que no hagan daño en el interior. 

Imaginaros una casa destrozada por una tormenta. Ponerte a pintar las paredes en ese estado no te va a servir de nada. Si compras muebles nuevos con el agujero en el techo que hay, pues se te van a estropear en dos días. Ese es el símil con el sistema digestivo. Primero hay que reparar las cosas y luego ya adornarla y ponerla bonita. 

No se nace con la lección aprendida y a veces podemos estar equivocados. Hay que ser curioso y querer aprender siempre, para así mejorar y sentirnos mejor. Me ha pasado en el terreno sentimental, en la educación con la perra y con el tema de la alimentación y de la salud. 

Frase de una de mis películas favoritas que me define muy bien: 
- Soy muy inquieta. ¿Qué le voy a hacer?
Continua con:
- Es una fase querida, se te pasará. Es cuestión de paciencia, nada más. 
Pero como seguro que piensa Sally, no creo que sea una fase, es algo propio de uno mismo.


Y después del rollo que acabo de soltar, espero que os haya gustado la receta ^-^

8 comentarios :

  1. Joee que pintazaaa. Y eso que yo no soy de comer esas cosas, pero en serio, tiene una pinta buenisima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ^^
      Pues mal! xDD hay que probar cosas nuevas en la cocina :)

      Eliminar
  2. Maldito Finkelstein ¬¬

    Que las inquietudes no se nos pasen nunca, :*

    Tiene pintaca el plato :) coloriiines y coooosas bonitas XD Una ensalada muy aparente, vaya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAJAJA :D

      Eso espero xD

      Sí! jajaja bueno más que ensalada es como "pasta".

      Eliminar
  3. Se te ocurren recetas muy ricas, esta seguro que la pruebo un dia
    ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se me puede dejar sola en la cocina xDD con 4 cosas hago de todo jajaja
      :)

      Eliminar
  4. Tiene muy buen aspecto aunque yo no soy de comer muchos vegetales x.x
    besos linda!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otra que mal! Esto no puede ser xDD
      Con los años te van gustando más comidas, te lo digo por experiencia.

      Eliminar

Muchas gracias por pasarte a leer y comentar ^.^

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...