Escribiendo: tres relatos

miércoles, 21 de enero de 2015

Creo que sólo lo comenté por Instagram pero en noviembre empecé a escribir una historia basada en mi vida, con toques fantásticos añadidos y desarrollando sucesos que desconozco de una manera atractiva para la lectura. No avancé mucho con todo el follón pero sí tenía escritas unas pequeñas historias que me surgieron un día que estaba inspirada.

El hecho de leer libros hace que sepa expresarme mejor y vaya arreglando algunas faltas que hago, pero claro eso no significa que sea una experta ni mucho menos. Con esto no pretendo ir de escritora, simplemente disfruto haciéndolo y también es una manera de aprender más en cuestiones lingüísticas. 

Los relatos que os dejo a continuación tendrán mil faltas pero yo me siento orgullosa de ellos. Nunca pensé que sería capaz de hacer esto la verdad. 

El primero tiene toques de fantasía. Es corto y se podría desarrollar mucho más. Seguro que me animo a ello más adelante :) 

El segundo se decanta hacia el lado del terror. Es un género difícil y no creo que me haya salido muy allá, pero a mí me encanta. Justo de esa temática tengo el juego libro todavía por continuar (uf, de junio de 2013, soy lo peor). 

Y bueno, con el tercero igual me excedí y puede sentar mal. La verdad es que no era mi intención cuando lo escribí. Lo he extrapolado mucho a la realidad pero es lo que tiene ver tantas series y películas de ese estilo. 

Se nota que cada uno de ellos tiene algo de mí, unos más que otros, pero supongo que es lo normal cuando escribes. 

Tienen unos meses pero era hora de que salieran a la luz. Espero que los disfrutéis y me saquéis muchas faltas :)


No tienen título y no quiero poner nada para que sea más sorpresa ^^




Al otro lado del riachuelo vivía alguien muy especial. Es posible que él no lo crea así, que no haya reparado siquiera en que forma parte del mundo, pero ahí está con sus tiernos ocho años.

En estos momentos se encontraba cogiendo una manzana del árbol. Le encantaba trepar y elegir la más apetecible. Antes de bajar vio un pequeño destello que provenía  de la parte más alta. No le dio mucha importancia hasta que ya no era sólo uno, sino que había varios.

Se quedó pensando en sus cuentos, esas pequeñas historias que le leía su hermana por las noches, imaginando que se hacían realidad.

Volvió a mirar y ya no había nada. Pensó que habían sido imaginaciones suyas pero de repente se vio invadido por un montón de pequeñas luces. Se asustó tanto que se cayó del árbol.

Perdió la consciencia un buen rato. Cuando despertó tenía muchos ojos observándole. A pesar del miedo anterior ahora mismo se sentía muy a gusto. Era como si conociera ya a todas esas almas que tenía delante.

- Buenos días Kirian. Has estado durmiendo mucho rato. - Le dijo una voz femenina.

Se trataba de una mujer de largos cabellos rizados de color gris. Por su aspecto podía decir que había vivido muchos años. Emanaba experiencia por todos sus poros.

Él se sentía un poco desconcertado de no saber dónde se encontraba. Tímidamente, empezaron las preguntas.

-Ehm…hola. ¿Quiénes sois? ¿Dónde estamos? - Dijo Kirian.

-Ai pequeño, acomódate que es una historia muy larga. - Continuó ella.

La mujer le contó todo durante largas horas. Al finalizar Kirian había cumplido ya los doce años.

El mundo de Luana era tan extraordinario que hicieron falta casi cuatro años para poner a Kirian al día.

Entonces regresó a su casita al lado del riachuelo para empezar con la labor que le había sido otorgada: instructor de vuelo de las pequeñas hadas del bosque.





Cada martes le invadía la nostalgia y terminaba yendo al cine del barrio dónde representaban películas antiguas. Siempre conocía las historias de antes pero ese día le sorprendió ver que no tenía ni idea de lo que iba a visualizar.

La temática era de sus favoritas y estaba muy contenta. Era raro que pusieran películas de miedo en ese cine y hoy tenía suerte.

No solía ir mucha gente los martes pero en esa sesión no había nadie más, estaba sola. Tuvo un poco de miedo pero se alegró porque así tenía bastante emoción la película.

Se llamaba "Los zombis están por todas partes". El título no era muy halagüeño pero quiso darle una oportunidad.

Los primeros veinte minutos de película se le hicieron eternos. Era de lo más aburrida, por no hablar de los efectos especiales que dejaban mucho que desear. Por un momento pensó que si al menos fuera en tres dimensiones tendría más gancho.

Estaba ya al borde de quedarse dormida cuando notó algo en el hombro. Saltó despavorida de su asiento. Como no vio nada ni nadie pensó que había sido un sueño.

Retomó la película para desconectar del susto y ahora le parecía más interesante. Era el momento clave, con la trama ya avanzada, y se empezaba a vislumbrar cómo se iban a desarrollar los hechos. Estuvo en tensión todo el tiempo pero no pasó nada a su alrededor.

El final fue estupendo. Ella salió del cine feliz sin darse cuenta de un pequeño detalle: estaba rodeada de zombis. Se quedó en shock y no se podía mover. Sus deseos habían sido realizados.

En ese momento se odiaba a sí misma. Sólo podía pensar en matar. Agarró las cadenas de la puerta del cine y empezó a decapitar zombis como si estuviera poseída, pero aquello no era un juego o una película. El cansancio era real y ya no podía más. A pesar de sus esfuerzos eran demasiados. Acabó siendo devorada por sus propios deseos.

Tras un grito, ella se despertó sudando. Había tenido una pesadilla. Cogió su agenda, que estaba en la mesilla, y apuntó en el martes siguiente: comprar una motosierra.





Levantarse todos los días a las 7:00h era un martirio. No porque no le gustara su vida, sino porque le encantaba dormir y soñar.

Se iba al baño, se aseaba un poco y se enfundaba en su ropa deportiva. Salía a correr por las calles en recorridos cortos y rápidos. Eso le activaba todo el cuerpo y le hacía tener energía para todo el día. Al llegar a casa se daba una ducha y se ponía la ropa que había elegido la noche anterior.

Era dueño de un pequeño kiosco situado muy cerca de su casa, así que se dirigió hacia allí para empezar su jornada laboral a las 8:00h.

Ya llevaba un tiempo acostumbrado a no comer nada hasta las 14:00h. Estaba más activo, no se dormía y tenía mejor humor.

Incluso algunos de sus clientes se lo decían. Aunque lo que ellos imaginaban no se correspondía con la realidad. Creían que había dejado de estar soltero por lo feliz que parecía. Él se hacía el remolón, intentando desviar la conversación a otro tema. Eso aún les hacía creer más en ello, pero no podía contarles la verdad. Los prejuicios no le iban a ayudar e incluso podrían tacharle de loco y perder clientela. No le gustaba mentir pero en eso no le queda más remedio.

A pesar de sus esfuerzos hubo alguien que le descubrió. Un hombre que iba a comprar revistas científicas de vez en cuando. Le empezó a hacer preguntas discretas y en cada regreso se hacían más sospechosas.

Una noche, cuando volvía a su casa de trabajar, lo asaltaron y se lo llevaron a rastras a una furgoneta. Le vendaron los ojos y lo sedaron con cloroformo.

Cuando despertó estaba en una sala sentado en una silla, con manos y pies atados. Delante de él tenía al mismo hombre que le compraba revistas pero esta vez con un aspecto totalmente distinto.

- Óscar, has sido un chico muy malo. Vamos a tener que darte una lección.- Le dijo el misterioso hombre.

- ¿Pero yo qué he hecho?- Contestó con los ojos bañados en lágrimas.

- Desde luego que eres una persona especial pero eso va a terminar pronto. - Le dijo con una mirada fría.

Óscar no entendía nada. De repente apareció una mujer que le inyectó un sedante.

Estuvo durmiendo durante 72 horas. En ese transcurso de tiempo le hicieron todo tipo de tratamientos. Realmente no estaba enfermo pero la corporación Tyona no se dedicaba a eso tampoco. Hacían investigaciones científicas para el gobierno, de cara al público, porque extraoficialmente se dedicaban a encauzar a las personas que destacaban.

Óscar era uno de ellos y no podían permitir que provocara una epidemia ideológica. De esta manera, cuando despertó no recordaba nada de su paso por las instalaciones de Tyona. Se encontraba en el hospital público y le explicaron que le habían atracado dejándole heridas graves que lo mantuvieron en coma tres días.

Al día siguiente le dieron el alta. Estuvo descansando en su casa y por la mañana se preparó un desayuno típico: tostadas con mermelada y un tazón de leche con cereales.

A la semana estaba demacrado. Se encontraba fatal, respondía a los clientes de manera grosera y muchos dejaron de ir a su kiosco. Él sentía que algo no iba bien pero le parecía todo normal.

Buscando fotos antiguas se topó con un diario. Estaba escondido entre las fotos de su graduación. Lo empezó a leer y le recorrió un escalofrío por todo el cuerpo.

Se dio cuenta de que su vida era una farsa. Tenía anotaciones de las sospechas que le producía aquel hombre que sólo compraba revistas científicas. Le entró el pánico. No sabía qué hacer, estaba sólo en esto. ¿Cómo fingir que no sabía nada y a la vez hacer algo?

No pudo escapar. Estaba la casa llena de cámaras y micrófonos escondidos. A las pocas horas ya tenía a unos hombres allí. No les quedó más remedio que quitarlo de en medio, así que hicieron creer que se había suicidado. Su último pensamiento fue que él sólo pretendía ser feliz.





Sí, con el último se me fue mucho la pinza. Aún conociendo el desarrollo de las historias me han mantenido en tensión de saber cómo siguen, así que supongo que eso es buena señal ^^ 


¿Qué os parecen? ¿Merezco que me lancen tomates? :) 


6 comentarios :

  1. Ay guapa que alegría tenerte de nuevo por aquí que bien, me han encantado los relatos, un besazo enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias ♥

      Aunque ya iba subiendo alguna cosa xDD

      Eliminar
  2. Escribir es una manera de liberar tensiones, de imaginar cosas, de desarrollar la creatividad. Tiene muchos beneficios. Y se mejora con el tiempo, así que es genial que te gusten tus relatos y que estés orgullosa de ellos. :)

    Besooooootes :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Calla que me acabo de acordar que escribí en su día una canción jajajaja
      La verdad es que sí que es genial :)
      ♥ :*

      Eliminar
  3. jajaja nada de lanzamiento de tomates, a mi me han gustado, se nota que te gusta escribir, ya sea el blog o tus relatos, nunca has pensado en presentar algún relato a un concurso por probar suerte :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja :D
      Muchas gracias ♥
      Ui no xDDD para eso aún me queda mucha práctica y mejorar en gramática y ortografía xD

      Eliminar

Muchas gracias por pasarte a leer y comentar ^.^

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...