Colega, ¿dónde está mi contexto?

jueves, 9 de agosto de 2018

Lo gracioso de esta entrada es que tengo que poner en contexto el asunto para que me entendáis, y eso es precisamente lo que me falla en mi vida y lo que vengo a contar. Va a ser un rato entretenido, o quizás no y acabe tirando algo a la pantalla del ordenador. 

Todo empezó cuando en la evaluación de trabajo anual me volvió a salir que debía mejorar mi capacidad de comunicación. Como nadie me había especificado, yo creía que era porque me ponía nerviosa con los jefes y no decía más que tonterías. Así que este año le pregunté al compañero con el que más confianza tengo y él, ni corto ni perezoso, me lo dijo bien claro y fue algo parecido a: "es que a veces no hay quién te entienda cuando hablas, no presentas el contexto y no sabemos de qué demonios estás hablando". 

Mi primera reacción fue el pequeño cabreo de que no se me dijese antes para esforzarme a mejorar eso. Si uno no sabe que está haciendo algo mal, ¿cómo va a cambiarlo? La segunda fue de vergüenza y de ups. No es que lo haga queriendo, pero es que como a veces siento que explico DEMASIADO, pues en otras ocasiones peco de quedarme corta. Lo hago porque creo que así acelero el proceso y molesto menos, total que consigo lo contrario.

He mejorado en estos meses, pero claro, a veces vuelve a surgir mi falta de contexto. Esto sobre todo me pasa en el trabajo por lo que digo, por evitar malgastar tanto tiempo, pero es que esta mañana me he dado cuenta de que no es sólo con otras personas, ¡es que lo hago programando! Cuando he sido consciente de ello me he empezado a reír sola. Se lo he dicho a mi jefe y bueno, la risa.



Ahora os voy a contar porque me he dado cuenta hoy de eso, pero primero os pongo en el contexto del contexto, ¡o sea el metacontexto¡. Allá voy, así que poneos bien cómodos porque esto empieza ya.

Llevo ahora mismo dos años y dos meses trabajando como programadora web. Súmale a eso 3 meses de prácticas. En este tiempo llevo gastadas 6 libretas tamaño dinA5, sino recuerdo mal el número, y a la actual le quedan como 5 páginas. Mis compañeros si han gastado una, gracias, en bastantes más años.

Yo necesito apuntar lo que tengo que hacer, muchas veces detallado en pequeñas cosas. También anoto datos de pruebas, errores, dudas, etc. Todo esto con diversos bolígrafos de colores. Cada día que empieza anoto la fecha y la hora a la que he llegado al trabajo para tener controlado que cumplo las horas.

También tengo anotadas cosas en digital en diversos ficheros en el ordenador, no os creáis que es todo a papel, pero teniendo sólo una pantalla necesito tener más cosas en papel para agilizar trabajo de comparar. Además, marcar tareas hechas sin poder darle un rayazo con el bolígrafo, no mola.

Total, que como veis soy muy metódica con el trabajo, o eso parece, pero no. Yo creo que debo ser la peor programadora del mundo en cuestión de lógica, porque no la lío poco ni nada. A ver, no os asustéis, que no es que no me quiera nada, es que de eso me he dado cuenta cuando he hecho exámenes escritos a mano. Por ejemplo, la oposición a la que me presenté este año.

Un ejercicio era modificar un código, reescribirlo para cambiar su funcionalidad. Yo toda feliz: "¡ei! ¡que lo entiendo! ¡vamos allá!". Lo acabo de escribir y tal cual pongo el último punto y coma me doy cuenta de que la he pifiado pero bien y tenía que rehacerlo entero, porque el cambio era grande. Como me presenté por presentar, ni perdí el tiempo en ello.

Eso me pasa todos los días trabajando, ¿pero qué pasa? que si en el ordenador me equivoco, borro, escribo y vuelvo a probar con una facilidad que para nada tienes en el papel. Pocas cosas he escrito, incluso cosas muy básicas, que hayan ido bien a la primera. Es en plan: soy un maldito desastre pero me lo paso bien porque así estoy entretenida con mis locuras.

Ya estáis puestos en el metacontexto, ahora os explico el detalle.

Tenía que añadir un detalle pequeño a la aplicación, algo realmente sencillo. Total, que he estado un rato ahí probando y probando, cambiando cosas. He dicho ya está como 3 veces, hasta que he visto que estaba funcionando pero no cómo debía. La revisión ha sido rápida: no estaba recogiendo de base de datos ese campo, entonces era imposible que eso funcionase.

¿Conclusión de mi falta de contexto? Que me centro en la cosa concreta dando por hecho ya una serie de cosas que yo creo seguras y afianzadas, pero no son así. 

Si os fijáis he explicado mucho arriba y muy poco abajo. No sé si en este caso lo habríais entendido tan bien sin todo ese detalle anterior, igual sí, pero he aprendido la lección de más vale a veces explicar un poco más y que te digan que ya lo saben, a que se queden con esta cara:



2 comentarios :

  1. Sí, bueno, no sé. Yo cada vez hablo menos y soy menos comunicativa, así que no sé qué decirte. Pero vamos, que está un poco feo que no se enteren y tampoco te digan nada, ¿no? Aunque también reconozco que puede dar apuro quedar de tonto xD

    ¡Muuuaks!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. XDDD
      ¡No no! Si no me entienden me lo dicen, claro, la cosa es que yo no era consciente de que era tan loca explicando las cosas, de preguntar tan directamente algo sin contar de qué iba el asunto XD Vamos, desarrollar más mi "problema" :D que me puede el ansia jaja

      Eliminar

Muchas gracias por pasarte a leer y comentar ^.^

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...