Conviviendo con el maltrato

miércoles, 30 de enero de 2019

A raíz de la reacción pública a unos sucesos entre una antigua relación, me cabreé mucho por ciertos comentarios tachando a la víctima de culpable. Eso me dio fuerza para escribir esta entrada, pero el detonante final para que lo haga en estos precisos momentos ha sido escuchar el testimonio de Amarna Miller



Os recomiendo mucho que veáis el vídeo. Es largo, pero merece la pena 💪

Yo no he sufrido el maltrato de forma directa, al menos no de esta manera. Os vengo a contar mi testimonio desde fuera, desde la figura del apoyo a la persona maltratada. Y podría parecer una figura fácil, pero para nada, he sufrido, llorado y tenido pesadillas igualmente. El miedo e inseguridad está muy presente a este lado, pero mucho.

Amarna en su vídeo lo explica muy bien y es que tras mi experiencia sé que SIEMPRE siguen el mismo patrón. Así que es importantísimo conocer estos datos para que si tienes una relación, ya sea de amistad, pareja o familiar y te suceden este tipo de cosas, salgas pitando lo antes posible de ahí.

Antes de un maltrato físico siempre hay maltrato psicológico, que como bien dice Amarna es el que más heridas deja. Para mí es el peor, ya que no se puede demostrar y encima se basa en muchas situaciones que las hemos podido vivir como normales y las aceptamos.

Huye de una relación si suceden estas cosas:
  • No puedes vestirte, maquillarte o peinarte como a ti te gusta. Siempre te están sugiriendo cómo debes hacerlo o cómo te queda mejor. 
  • No puedes relacionarte con ciertas personas, mayormente del sexo opuesto en el caso de ser heterosexual. 
  • Te piden dinero constantemente o lo tienes que pagar tú todo. Incluso dejan de trabajar para vivir la vida y que seas tú la persona que lleve toda la carga. Esa es una opción, pero la otra es que no te dejen trabajar a ti para que dependas de ellos económicamente y no te puedas ir tan fácilmente.
  • No paran de repetirte que eres inferior, que no sabes, que no te quiere nadie más, etc.
  • En relación al punto anterior, no paran de repetirte que son tus salvadores, que sin ellos no serías nadie, etc.
  • Sus deseos van por delante de los tuyos. Es que ni se paran realmente a pensar en lo que necesitas, es su ego por encima de todo.
  • Por muchas palabras bonitas que te digan, te pidan perdón o te prometan de que van a cambiar, no les hagas caso porque no lo van a hacer. Un momento bonito no merece la pena teniendo que soportar todo lo demás.
  • Hay muchas discusiones, la mayor parte de veces por cosas muy pequeñas que incluso no tienes tú la culpa, pero que les dan la vuelta para que tú así lo sientas.
  • Te utilizan como el mono de feria cuando les viene en gana. Ya sea para alabarte y así quedar ellos bien o para humillarte delante de la gente. 
  • Van a criticar antiguas parejas, antiguos amigos o familiares en su favor, para que pienses que todo el mundo va en su contra y esa persona es un ser de luz. Se aprovechan bastante de eso para llamar tu atención, que les ayudes y estés de su parte. Cuando rompas la relación van a decir de ti mentiras, van a airear tus intimidades para hacerte quedar mal, etc.
  • Van a controlar todos tus movimientos, ya sea de manera física o virtual. 
  • No te dejan tener opinión propia. A la mínima que te rebeles van a hacer lo posible para bajarte esos humos y que te sientas aún más inferior. 
Y por supuesto, la situación del maltratador es la contraria: esa persona puede hacer, decir, vestir y tener las amistas que quiera. Y cuidado no te quejes...

Todo lo anterior citado conlleva una bajada de autoestima brutal, mucha inseguridad, mucho miedo y un aislamiento social increíble.

Que este tema no sea tabú, que se hablen estas cosas, ayudemos en lo que podamos a compartir el mensaje y a ofrecer una mano amiga a quién esté en una situación complicada. Muchas veces sólo es necesario escuchar, sin prejuicios y mostrando apoyo en lugar de culpabilizar. Esto último lo digo porque he escuchado MUCHO las frases de: "esa persona se lo ha buscado", "ya se lo hemos avisado pero no ha hecho caso", "es que mira lo que dice y vuelve otra vez detrás", etc.

Yo he estado ahí y la última frase la tengo muy presente porque la he dicho tal cual. Cuesta MUCHO entenderlo, pero una vez ves todo el proceso de manipulación y cómo se genera una dependencia emocional tremenda, es más fácil ponerse en ese lugar.

De verdad, apoyad mucho a gente que sepáis que ha pasado o está pasando por algo así. Y otro dato importante: no esperéis a estar muy mal para ir al psicólogo. Con el ritmo de vida que llevamos, con toda esta cultura familiar de la sangre es la sangre y con el machismo tan presente, tenemos mierda interna por un tubo, para aburrir. Aunque nos parezca que estamos bien, siempre hay algo.

Yo pequé con eso. Mis incursiones a los psicólogos fueron:
- Por la sanidad pública para afrontar mi miedo a conducir. Sólo fui un día. No necesitaba afrontar mi miedo a conducir, necesitaba ir a la raíz del problema.
- Por la sanidad pública para afrontar cuando corté el contacto con mi familia. Fue muy mala experiencia, porque básicamente se me rieron en la cara. Horrible. Pero en este punto tenía que haberme quejado, haber pedido cambio de profesional o haber ido por lo privado. Pero estaba tan cansada de todo que sólo me cabreé y me espabilé yo como pude. Abrir el blog en 2012 fue una terapia importante para mí.
- Psicóloga privada, a principios de 2018 cuando estaba al límite de nuevo. Resurgieron demonios antiguos muy acordes con el tema de la entrada. Me hubiera ido muy bien ir antes, pero así es la vida. Eso sí, me fue genial porque topé con una gran profesional que me ayudó un montón.

Si estás leyendo esto y necesitas hablar en privado, que no os importe contactar conmigo. Me gustaría ayudar en cualquier cosa que me sea posible 💖

2 comentarios :

  1. Bueno, esas señales están ahí y es importante verlas. Pero a veces la red se teje de otra manera, no desde el desprecio, sino desde el ponerte en un pedestal, generando otro tipo de dependencia y fomentando la autocensura para no decepcionar. En fin. Daría para hablar mucho... pero no tengo las ganas.

    Un abrazote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, yo comentaba la base del maltrato de una persona que sigue el mismo patrón con todas sus víctimas. Vamos, que le da absolutamente igual quién sea, mientras le dé lo que quiere.
      Luego están los casos más de obsesión sobre una persona concreta, que es como bien dices, el caso contrario totalmente. Ains :*

      Eliminar

Muchas gracias por pasarte a leer y comentar ^.^

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...